Un cuento bien echado

Ruth Estupiñan, reconocida cuentera colombiana, hace pedagogía con humor en colegios, 
universidades y centros de formación. Sus personajes representan 
todas las regiones del país y siempre dejan una enseñanza.
Popayán (Cau.), 14 de junio de 2012.- En un improvisado “camerino”, repleto de pelucas, trajes, pulseras de colores, lentes, accesorios extravagantes, Ruth Estupiñan, cuentera de corazón y abogada de profesión, se prepara para dar un pedagógico, divertido y productivo espectáculo a los aprendices SENA del Centro de Teleinformática, de Cauca.

En cuestión de minutos, Ruth se transforma en siete personajes de diferentes regiones: Klotilde Lucumí, una costeña que fue candidata a la alcaldía de Bolívar y que promulga la Constitución Política; Estatilia Carabalí,  la abuela de Klotilde,  una anciana que tiene problemas de abandono de la familia y enseña el respeto por los adultos mayores;  Maceta Lavalle, con identidad caleña, del ‘mechitas, del diablo rojo’, desplazada hace muchos años.

También representa a la ‘Paisa’;  a Maria la Baja Oyola, ‘corroncha’ de la Costa Norte, que advierte sobre el cáncer de mama, de útero, de próstata. Igual, personifica a Pábulo Resaber, un nariñense en búsqueda de alimento nutritivo, que sabe hacer muy bien las cosas, quien explica la importancia del cambio en los hábitos alimenticios.

Y al finalizar, para sorpresa de los asistentes, el lanzamiento del octavo personaje que tiene un sello particular: Senaida (de SENA), una joven aprendiz de producción audiovisual,  del Centro de Teleinformática de la Regional Cauca, que con sus divertidos cuentos hace énfasis en los sentimientos de los seres humanos: los buenos y los malos.

“Mirá, ¿ves esa muchacha con esos atributos?; qué tal el carro y la moto que tienen esos aprendices; ¡ayyy Dios... la envidia señores!, ese mal sentimiento que deteriora la psiquis, hay que combatirla. No siempre los atributos que tiene una mujer bonita son siliconas o el carro que tiene el compañero, provienen de dineros mal habidos. Hay que aprender que los otros tienen capacidades o, incluso, mayores posibilidades, y eso no te impide que seas feliz”, sugiere Senaida durante su presentación.

Este personaje divertido nació en la regional del SENA en Cauca, luego de analizar las situaciones cotidianas que allí se presentan. Se creó con el apoyo de sicólogos que estudian el comportamiento de los seres humanos.“Senaida llama a la reflexión, a liberarse de la envidia que se siente por el otro, a disfrutar de la vida, a disminuir el licor, el tabaco y a cuidarse mucho” aseguró la cuentera.

Con todos y cada uno de los personajes, Ruth Estupiñan, nacida en la Isla de ‘Los Mulatos’  (frente a la Isla Gorgona, entre Cauca y Nariño), busca trabajar una propuesta pedagógica diferente a la que ella ha denominado “humor y tradición oral, una alternativa en la Pedagogía Social, a través de la cual realizo talleres lúdicos y humorísticos. Lo que hago es traducir el lenguaje denso en un lenguaje popular para que la gente se fascine y adquiera conocimiento” señaló.

Finalmente, dejó un mensaje a los aprendices SENA: “Lo que más quiero compartir con los aprendices es que sepan lo importante que es desarrollar nuestra imaginación para crear e invitarlos a que se amen los unos a otros; que seamos buenos jinetes para saltar los obstáculos que impiden resaltar el potencial que todos tenemos; que reflexionemos sobre los temas del sexo, que es algo maravilloso y muy sagrado y donde puede empezar la felicidad o la desgracia de cada uno; que seamos nosotros mismos; y que seamos mejores seres humanos óptimos y constructores de vida” concluyó Ruth.

La presencia de Ruth Estupiñan en la Entidad fue posible gracias al evento lúdico organizado por el Centro de Teleinformática, en Cauca, para estimular la integración de aprendices, incentivar la reflexión en temas cotidianos y convertir este tipo de encuentros en una herramienta de apoyo a la formación profesional.